Crater de Trou-aux-Cerfs

Vistas desde el crater de Trou-aux-Cerfs.

Un lugar espectacular de la naturaleza de Mauricio es el crater del volcán inactivo de Trou-aux-Cerfs. A menos de 20 kilometros de la capital, el crater de un volcán dormido se encuentra en plena ciudad de Curepipe. Mauricio alberga pequeños tesoros ocultos.

El crater de Trou-aux-Cerfs mide unos 300 metros de diámetro y tiene una profundidad de 80 metros. A pesar de su altura, 605 metros, o destaca demasiado en la llanura del centro de Mauricio. Integrado en el casco urbano de Curepipe, sin embargo, es un destino natural muy accesible y que hay que visitar.

La vegetación lo ha cubierto y el verde intenso de los arboles contrasta con las aguas negras del centro de la caldera y el azul del cielo intensos de Mauricio.

Una carretera circular rodea el cráter. Desde la cresta hay muy buenas vistas de la ciudad de Curepipe y de las montañas de Saint Pierre y du Rempart, conocida como Tris mamelles (Tres pechos, femeninos). Si el tiempo es muy claro se puede ver incluso la isla francesa de La Reunión. Recomendamos no ir durante el fin de semana ya que es un sitio muy turístico.

Se puede bajar al fondo del crater por varios senderos, pero la bajada puede ser peligrosa dependiendo de la época, sobre todo si no tiene mucha movilidad. Se recomienda que pregunte a los lugareños.